Flores

Rosa de Jericó


Cuándo y cuánto regar


La Selaginella lepidophylla es conocida por el nombre común de Rosa de Jericó o planta de resurrección. La característica más interesante de este tipo de planta es que en períodos secos se cierran sobre sí mismos. Cuando vuelven al contacto con el agua, las ramas se relajan nuevamente y el follaje vuelve a ponerse de color. Es por eso que el riego es un aspecto muy importante para el cultivo de estas plantas en particular. El sustrato siempre debe mantenerse húmedo y no empapado, teniendo cuidado de no dejar que el suelo se seque demasiado. En verano, en los meses de julio y agosto, es aconsejable rociar o rociar al menos una vez al día. Además, temen que la piedra caliza y el agua de riego se hiervan previamente, con la adición de una cucharadita de vinagre por litro.

Cómo cuidarlo



Las plantas llamadas Rosa de Jericó son nativas de los bosques tropicales de América Central y del Sur. Es una especie que no requiere mucha atención, generalmente se cultiva en macetas y se adapta a diferentes contextos ambientales. El suelo ideal para garantizar un crecimiento constante está compuesto por un sustrato de esfagno, turba y musgo. Es esencial proporcionar el drenaje correcto del riego, evitando absolutamente el estancamiento del agua que conduce a la aparición de enfermedades fúngicas. El compartimento del contenedor debe estar en terracota, asegurando así la oxigenación adecuada de las raíces. La temperatura ambiente ideal para las plantas de Rosa de Jericó nunca es inferior a 18 ° C, pero también temen mucho las condiciones climáticas excesivamente calurosas y bochornosas.

Cuando y como fertilizar



Las fertilizaciones de las plantas de Rosa de Jericó no son extremadamente necesarias ya que las necesidades de estas plantas son muy pequeñas. Sin embargo, es aconsejable suministrar un fertilizante completo en ciertas épocas del año, equipado con todos los componentes nutricionales principales. A partir de la temporada de primavera, es posible administrar un buen fertilizante líquido completo, que se diluya directamente en el agua de riego. A las Rosas de Jericó no les gustan las tensiones excesivas y es importante usar 1/4 de la dosis recomendada. La operación se repite cada 15-20 días, desde el mes de marzo hasta finales de agosto. En este punto, es apropiado suspender las administraciones en otoño y durante toda la temporada de invierno. Para elegir el producto más adecuado es importante contactar personal especializado.

Rosa de Jericó: exposición, enfermedades y remedios



La exposición es un aspecto importante cuando se cultivan plantas de Rosa de Jericó. De hecho, estas plantas necesitan un brillo difuso, durante varias horas al día, pero temen fuertemente el contacto directo con los rayos del sol. En general, esta especie es muy resistente a los ataques y enfermedades parasitarias, si siempre se cultiva en condiciones óptimas. Cuando las hojas tienden a secarse y acurrucarse sobre sí mismas, es un síntoma de que el entorno no tiene el grado correcto de humedad. Las nebulizaciones y la arcilla expandida colocada en el platillo ayudarán a la recuperación de las plantas. Si las verduras comienzan a marchitarse, es una señal clara de escasez e insuficiencia de riego, para remediar esta condición es aconsejable administrar agua regularmente, teniendo cuidado de que el sustrato no permanezca demasiado seco.